miércoles, 17 de agosto de 2011

Farmville vs la granja de Playmobil

Es normal que con la crisis la gente pase más tiempo en casa y eso significa más tiempo delante del ordenador y en el Facebook.

Por ello no es de extrañar entonces, que el uso de las aplicaciones en facebook crezca sin parar.

Si hace unos meses la gente se pasaba el tiempo pegando palizas en el Guerra de Pandillas (Mafia Wars) o comprándole los amigos a todos tus contactos (por aquello de que los amigos de mis amigos son mis amigos), sin duda ahora mismo el juego que más crece en facebook es Farmville.

Esta aplicación, desarrollada por Zynga, permite a los usuarios a hacer crecer sus propias granjas con la plantación de semillas y árboles, la compra de animales, edificios, y las decoraciones, sus amigos y visitar granjas.

La mecánica, por añadidura, es tan simple como adictiva. El usuario parte con un terreno y con una cantidad de dinero. Con él puede comprar animales, árboles y semillas. Al cabo de un tiempo determinado, dependiendo de lo plantado o del tipo de animal, al igual que en una granja de verdad uno puede recolectar el fruto de su trabajo.

Mientras que animales y árboles permanecen inmutables, los cultivos se echan a perder cuando pasa el doble de su tiempo de maduración si no se han cosechado.

Y en todo esto, ¿qué pintan los amigos? Todo. Tener amigos de Facebook como vecinos de granja virtual hace asequibles, para empezar, las ampliaciones de terreno. Y como si se tratase de un koljoz o de un pueblo amish, un vecino de granja puede mantenerte la granja cuidada en tu ausencia o viceversa.

En FarmVille, quien tiene un vecino, tiene un tesoro. No sólo por la auxilio antes comentada sino porque se crea comunidad y entre vecinos prima la solidaridad y es norma intercambiar regalos que te ayudan a avanzar en el juego. (Vamos como en la vida real, que a la que le “recolectas” a un campesino su huerto, te persigue con la escopeta).

Como FarmVille no se ha traducido al castellano, es habitual que sus usuarios hispanoparlantes se expresen en spanglish. Por lo que es común encontrar en el muro de los Farmville adictos, frases como "¿tienes barn de caballos?", "estoy intentando darle a tu beetle para cogerlo" o “Está pa harvest”.

Pero FarmVille también tiene sus detractores. Principalmente por la necesidad de tener cada vez más vecinos para progresar en el juego lo que lleva a tener que estar todo el santo día buscando adeptos al juego entre tus contactos enviándoles invitaciones sin parar.

En el otro extremo se sitúan aquellos que quieren todavía más y no les basta con progresar a base de reclutar vecinos y deciden comprar dinero del juego con euros de verdad. Aunque yo, si tuviera que gastarme euros en una granja, me los gastaría en la granja de Playmobil.

También es un juego socializante en la que cuantos más amigos invites a jugar más divertido te lo pasas y que yo sepa, en facebook aún nadie ha creado grupos del estilo: “Odio la granja de Playmobil” o “Una invitación a jugar más y te quemo tu puta granja de Playmobil”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada